Reclamaciones a deudores

A quién no le preocupan los impagados.

La frase “trabajo hay, lo difícil es cobrarlo” está cada vez más extendida.

En ocasiones, la gestión de cobro llega ya a ser un gran problema, bien por el volumen de impagados, bien por la cuantía de la deuda de algunos clientes, o porque los deudores “parecen” no tener bienes con los que responder.
Bajo ningún concepto se debe dar por perdido el crédito.
¿Quieres saber por qué?